domingo, 25 de diciembre de 2011

AGENDA (PÁGINA TRES)

Dejar que el polvo caiga lentamente 
y cuaje sobre el escritorio de madera.
Mirar a los ojos de  mis padres 
hasta contemplar sus rostros verdaderos.
Oler profundamente las teclas del viejo piano
para encontrar un sol.
Acariciarme el torso
hasta entenderme en braille.
Olvidar todas las muecas.
Abrir las manos y dejarlas volar.

6 comentarios:

  1. acariciarme el torso
    hasta entenderme en braille.

    qué güeno, illo!

    ResponderEliminar
  2. preciosísimo Rubén. Creo que en este abriste puertas.... Entra.

    ResponderEliminar
  3. Gracias chica de las biscotelas!!. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Cuando pasa es maravilloso Noelia. Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón Felipe, en este he rozado algo con los dedos, o quizá con la nariz, jeje.

    ResponderEliminar